retorde_seat_a_los_rallyes_12_01

Corría el año 1995, cuando el Departamento de Competición de Seat fabricó la unidad que hoy tenéis en este periódico.
Ésta es una unidad única, primero como ya mencionamos por ser el nº 1 entre las producciones de Martorell y segundo por haber disputado ya en su primer año diferentes pruebas del mundial, incluso ganando en su categoría a las primeras de cambio.
Las participaciones mundiales, tres, fueron el Acrópolis, el Mil Lagos y el Cataluña.
Para la prueba griega el coche se le confió a Webber, quien desde la 3ª plaza final lo llevó a su 1ª victoria en la F2. Seat había llegado para quedarse, como demuestran sus títulos consecutivos en la categoría.
En aquel Acrópolis sólo Vovos y Stohl, con un Integrale y un Audi S2 respectivamente pudieron con el SEAT Ibiza, Webber dejo atrás a la competencia incluido a su compañero, Antonio Rius, que sería 4º en la meta.
El 1000 Lagos sería menos benévolos con los coches españoles, ya que el Ibiza era mucho más pesado que el resto y a las altas velocidades que se dan en Finlandia eso se notaba mucho; hablamos de unos 60kg respecto a los Opel Astra.
En este rallye, el Ibiza ya había tenido varias mejoras, como el alzamiento del casco para dotarlo de mayor estabilidad y un arreglo en la suspensión.
De la suspensión se quejaba “Toni” Rius en el Rallye de Grecia, como también lo hacía de la medida de rueda, ya que la llanta 16” que montaba lo hacía mucho más difícil de llevar, si bien en Finlandia, y de todas formas, Webber era cuarto de la F2 por detrás de gente como Kytoletto, con el Opel, o Alister McRae con un Nissan Sunny. Por encima de todos ellos había estado en aquel año, un Tommi Makinen incontestable con el Mitsubishi Evo III.
La última etapa mundialista de nuestra unidad, fue el rallye de casa, el Rallye de Cataluña de la temporada 1995, aunque por desgracia no sería de la mejor manera, ya que “Toni” Rius acabaría en la cuneta. En este mismo rallye ya se pudo ver el Ibiza Kit Car, sustituto del Grupo A y que estaba en manos de Webber pero como coche 0.
Tras su paso por el Mundial, el Ibiza fue quedando relegado a pequeñas otras apariciones esporádicas, por lo que las diferentes unidades fueron pasando a Campeonatos nacionales y regionales.
Así es como el B-7545-PN paso a ser propiedad del propio Webber, quien se lo vendió a Toril, para hacer el regional andaluz de 1996, aunque sólo participo en carreras sueltas. Desde Andalucía fue a parar a Calvo, en Ponferrada, pero de nuevo se le vió poco; de nuevo 3 o 4 carreras contadas…
Entre esas carreras se incluye la victoria en el Rallye de Ávila de ese mismo año.
Y la 3ª parada del Ibiza desde que salió de manos de Webber, fue Canarias, islas afortunadas, ahora más que nunca, por lo del IRC… Angelino Giménez se lo queda para hacer el Campeonato de Canarias.
Y es entonces cuando llegamos al año 2000, momento en el que los hombres de Trevías Motor, ya coronados Campeones de Asturias y España dentro de la Copa Ibiza, compran esta unidad y una gemela, aunque con pequeños matices.
Dichos matices no eran más que una fuerte reducción de peso en la otra unidad, “la de asfalto”, unidad recordada por todos, hablamos del Ibiza TF-7517-BP; ésta sería la unidad que usaría habitualmente Félix, ya que la “gorda” y pesada caería en manos del “patrón” de Queso de Oscos, “Kike”.
El Ibiza de “Kike”, aunque propiedad de Trevías Motor, llevaba mecánica más sobria, ya que pòr los kms. que acumulaba su motor Lehamn, se le puso uno de la Copa.
Hoy ha recuperado su motor habitual y sus 225 caballos, aunque sus apariciones son esporádicas a consecuencia del alto kilometraje del motor y la dificultad de encontrar un preparador experto en estas mecánicas, aparte del desembolso que supondría.
Con este Ibiza Félix sólo haría una prueba, como fue el Rallye del Bierzo para, con el paso de los años y la llegada de mecánicas más punteras, a la hora de deshacerse de una de las dos unidades decidió quedarse con ésta, por la historia que aglutinaba, aunque por su peso y otros temas aconsejasen dejar en Asturias el matrícula TF. Pero el “canarión” se fue para Galicia, no sin pena por parte de los de Trevías.
Estuvo a punto de volver hace poco pero al final no fructificaron las negociaciones.
A parte de los entresijos de su historia, este SEAT Ibiza era un auténtico “aparato” de carreras, en sus días con 225 caballos, motor Lehman que es un preparador oficial de Volskwagen, con autoblocante, estabilizadoras específicas, caja de 6 marchas Gemini, (en la época y según AutoHebdo con SEAT como fuente, costaba 6.000.000 de “pelas”), y una serie de radiadores, 2 de aceite, uno de dirección asistida y el de agua, le hacían una bomba.
Como dato reseñable, el depósito del líquido de la dirección asistida necesitaba su propio radiador dado que eran tan altas las temperaturas que llegaba a derretirse la botella que lo acumulaba. También el radiador de agua era especial con una capacidad de 10 litros e incluso el coche aún conserva la salida admisión hacia el techo, heredada de la época del WRC, para poder vadear los ríos sin problema. Punto aparte para la suspensión una Bilstein, lo mejorcito que Seat tenía a su alcance en la época.
En definitiva, que nuestro protagonista igual que los otros tesoros de Trevias Motor, fue y es una joya mecánica, además de ser verdaderos libros abiertos del automovilismo, en este caso mundial.
Tal es así que a día de hoy desde Seat se muestran interesados en recuperar esta unidad para el futuro museo de la marca. Un museo en el que muy bien podrían estar también el Panda y el Golf Rallye de Marcos, si bien para eso queda tiempo y además tendrán que negociar con los hermanos García. Aunque Félix ya nos lo dijo claro: si quieren el Ibiza, está claro otro Ibiza, pero Kit Car, se tiene que venir para Trevías.
No puedo dejar pasar la oportunidad de agradecer, una vez más, a los hermanos García su ayuda y su paciencia con nosotros estos meses, en los que les hemos robado horas de trabajo y descanso, para poder traer lo mejor de su garaje a las páginas de este periódico.
Muchísimas gracias a Félix, a Miguel y a Marcos.

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here